www.elhomeopatico.com.ar
Fecha
Septiembre / Octubre 2018 - Nro 90 -Año XVIII
Portadas Anteriores
Buscar

 

Cuando la Vida Nos Pica

Y resultó ser, que casi sin darnos cuenta, un día un pequeño enrojecimiento en algún lugar de la piel, dio lugar a algunos pequeños granitos rojos, y esos a otros, y como casi desde la nada misma, la piel se nos ha encendido, en lo que parece ser una fogata, que arde, que duele, o que pica, hasta la desesperación.

Podemos intentar rascarnos, sí. Pero lo que en un comienzo alivia, luego se torna misión imposible, y el alivio del rascado se convierte en nuevo tormento, porque comprobamos que nos lastimamos, cada vez que intentamos hacerlo.

Así comienza, por ejemplo una reacción alérgica, que en la piel puede derivarse hasta en un eccema atópico o por el rascado mismo.

Aquí la cosa puede tomarse de un modo superficial, intermedio o profundo. Aplicarse una crema de acción local con alguna sustancia corticoide, puede mitigar momentáneamente los síntomas, si, pero sólo de una forma completamente momentánea. Ya que terminado el corticoide, o antes mismo, es posible quizás comprobar que la alergia puede agravarse.

Siempre que hay alergia, necesariamente hay un alérgeno, esto es, una sustancia capaz de irritarnos, de hacernos reaccionar de un modo exagerado cada vez que reaparece. Esa respuesta exagerada es la reacción alérgica, que no siempre se da en piel, también puede darse a partir de un espasmo bronquial con o sin tos asociada, sea seca irritativa, o con algun grado de producción de mucosidad.

Confluye además aquí, además del alérgeno externo, un alérgeno interno: una situación emocional anímica, psíquica no resuelta. Alguien alguna vez dijo que toda enfermedad es la expresión consciente de un error. Y la alergia no es excepción alguna a lo antes afirmado.

Los dres Dahlke y Dethlefsen en su libro “la enfermedad como camino” dicen respecto de la piel que pica: “cuando te pique mucho la piel, has de decirle a tu prurito que le pregunte a tu consciencia, qué es lo que en verdad te pica…”

La homeopatía unicista, y la medicina antroposófica, son dos excelentes maneras de hacer consciencia en el problema mismo que atravesamos, y así ayudarnos a mitigar el mal. Las sustancias naturales que damos como medicamento, no solo mejoran la alergia, sino que además ayudan a trascenderla en el sentido de facilitar la comprensión misma del problema en la vida que facilitó todo.

A partir de consultas completamente personalizadas, es posible lograr que volvamos a hacer foco en nosotros mismos y, de esa manera, poder dar nuestra mejor versión que está mucho más cerca del disfrutar que del padecer.

Dr Sergio Pereira Vitale

Médico homeópata unicista
Medicina antroposófica

Reserva de turnos al 4545 8734
Más info en www.unicista.com