www.elhomeopatico.com.ar
Fecha
Septiembre / Octubre 2018 - Nro 90 -Año XVIII
Portadas Anteriores
Buscar

 

Calcárea Carbónica

El carbonato de calcio es uno de los elementos comunes dentro de la naturaleza. Se lo encuentra en las formas más variadas, tanto en el reino mineral como en el vegetal o en el reino animal. Más o menos en estado puro lo encontramos en mármoles, tiza, etc. Es uno de los grandes policrestos que se utilizan en medicina homeopática.

Se ha descripto clásicamente que requiere de Calcárea Carbónica un paciente así: obeso, friolento, temeroso, obstinado e indolente; con miedo a la muerte, a las enfermedades, especialmente las contagiosas y a las cardíacas, a la muerte súbita, a morir de hambre, a ser incurable, a la locura, al miedo, al futuro y a la pobreza. Tiene un temor por la salvación religiosa con ansiedad de conciencia como si “hubiera hecho algo errado” y estuviera por recibir un reproche. En el paciente que necesita de este remedio muchas veces observamos su precocidad religiosa.

Otra característica de este medicamento es la sensación de abandono que lo acompaña, su falta de confianza, la timidez, el ser asustadizo; su impresionabilidad está teñida de presentimiento ansioso con temor y sensación de no poder evitar la muerte. Tiene mucho miedo a los fantasmas, a las multitudes; y como buen razonador, atribuye todos sus riesgos a las amenazas del medio. Llora ante reprimendas.

Cuando Calcárea Carbónica se siente amenazada hace lo mismo que la ostra: se cierra, retiene, se mueve con lentitud, acumula. Acumula grasa a la que desea y engorda, acumula dinero, acumula viejas ofensas, acumula materia fecal. Es uno de los pocos remedios que se siente mejor cuando está constipado; y sólo en esa situación comparte el síntoma alegre con Psorinum. En este medicamento casi puede confirmarse la relación con la acumulación de dinero. Según el Dr. Brofman parece haber una relación de la acumulación del dinero con la materia fecal (el guardar).

Es un medicamento que figura en el repertorio en varios síntomas: egoísta, avaro, glotón, codicioso, cleptómano, falso, fraudulento, desagradecido, indigno de confianza en sus promesas, desobediente, caprichoso, dañino, engañador, etc. También es precavido, por eso figura en “Conscientious about trifles”, sin ser obsesivo sino nada más que reservado, serio.

Es muy lógico que figure en síntomas que hablan de una marcada afición a trabajar, por lo que es industrioso, mejora con la ocupación, es perseverante y tiene ansiedad con inclinación al trabajo.

El maestro Dr. Tomás Pablo Paschero definía a este remedio con miedo, apatía y obstinación. Calcárea Carbónica busca la magia y teme a todo lo que no puede racionalizar. Tiene todo un tema con las afecciones religiosas. Posee un fuerte deseo de ser magnetizado porque cree en el mal y en lo desconocido. Es de hacer planes para que todo le salga bien, pero tiene miedo que algo le pase en el camino.

Cuando va al médico y está enfermo pregunta: doctor ¿qué tendré? Es un paciente suave, pausado y controlador. Tiene las manos frías, blandas, fofas y no se le notan los huesos, sus dedos son como cortados por una tijera. También tiene pies fríos.

Sufre grandes imposibilidades a causa de las cosas horribles, las cuales evidencian su miedo a la muerte. Teme no curarse cuando está enfermo y sentirse alejado de la mano de Dios; en muchos casos se lo ve rodeado de santitos (imágenes). Se desespera por curarse, ya que cuando está enfermo se irrita.

El paciente Calcárea que experimenta una crisis epiléptica siente como si los ratones le subieran por el brazo.

Calcárea Carbónica tiene lateralidad derecha, agrava por el tiempo frío y mejora por el tiempo seco. Alguna de las cosas extrañas que tiene este medicamento es que los niños comen tierra.

Voy por un ejemplo de un caso de una paciente que atendí hace unos años. Casada, con tres hijos y profesora de idiomas. El motivo de la consulta fue una cefalea que se producía antes de la menstruación, con un dolor tipo “reventante” que la llevaba a vomitar, era de muchos años de evolución. Además de este síntoma, de beba había sido una gordita que sudaba mucho la nuca y solía comer tierra. Sentía aversión a las bebidas alcohólicas. Asimismo se destacaba la ausencia de orgasmos durante las relaciones sexuales.

En esta pequeña historia clínica tomé los siguientes síntomas

  1. Dolor de cabeza antes de la menstruación (reventante)
  2. Aversión a las bebidas alcohólicas
  3. Coito gozo ausente
  4. Transpiración de nuca durmiendo
  5. Come tierra

Con todo esto recibió una dosis de Calcárea Carbónica 200 un papel.

El cambio fue muy significativo luego del primer mes de tratamiento, ya que desapareció el motivo de consulta; a nivel personal, decidió separarse del marido, relación que hacía años no funcionaba, luego de dos años con su nueva pareja pudo tener relaciones sexuales satisfactorias; y además, se inclinó por un desarrollo espiritual que le abrió un nuevo panorama en su vida.

Con este pequeño extracto, tanto de historia clínica como así también del desarrollo de un gran policresto de la materia médica homeopática,
me despido hasta la próxima.