www.elhomeopatico.com.ar
Fecha
Mayo / Junio 2018 - Nro 88 -Año XVIII
Portadas Anteriores
Buscar

 

Sindrome de Tensión Premenstrual (PMS)

Es un trastorno de intensidad y prevalencia variable que es desencadenado por una respuesta anormal del organismo a las fluctuaciones hormonales que se sufren en cada ciclo menstrual. Se sabe a ciencia cierta, que ésta es precisamente la causa, pero el mecanismo exacto por el cual se produce, es aún desconocido.

Antes de iniciar su descripción, definiré la palabra síndrome, ya que se encuentra dentro de nuestro encabezado. Un síndrome es un conjunto de signos y síntomas. Los signos son señales objetivas que uno puede medir y valorar, y los síntomas son sensaciones subjetivas que no están al alcance de la observación directa o de medición alguna. Entonces… hablaremos de todos los cambios, objetivos y subjetivos, que presenta el organismo femenino, como respuesta a estos ciclos hormonales mensuales.

Característicamente se presenta de manera cíclica irritabilidad, depresión y letargo. Es la volubilidad emocional, la cual provoca en las pacientes, estados de ánimo que van hacia los extremos. Puede presentarse desde una muy marcada sensibilidad con llanto fácil, hasta una irritabilidad extrema y en general, pasar por todos los estados de ánimo que uno pueda imaginar.

Este padecimiento afecta entre un 3 y 7 % de las mujeres (según D. Rubinow y P.Schmidt del National Institute for Mental Diseases publicado en el New England Journal of Medicine 1999.) En su trabajo, ellos encontraron que esta volubilidad emotiva, frecuentemente interfería con la vida laboral y social de las pacientes. Se sabe, como ya lo había mencionado antes, que las hormonas femeninas son las que disparan estos cambios, pero no las que los causan. Por esta misma razón, no hay aún un consenso respecto del tratamiento más adecuado a seguir.

Lo cierto es que del 3 al 7% de las mujeres que lo presentan, según mi experiencia personal es aún un porcentaje mayor, lo tendrán en intensidad que será muy variable, por lo cual no haremos generalizaciones, aunque nos enfocaremos en aquellas pacientes en las cuales es un problema de salud importante, ya que interfiere con su vida normal. Esto lo hacemos, debido a que es un buen motivo, para la consulta homeopática, porque es una dolencia orgánica acompañada por muchos síntomas emocionales, los que nos abren la puerta a la profundización de la individualidad y por ende a acercarnos al simillimum.

Los síntomas principales incluyen:

  • Tristeza
  • Ansiedad
  • Pesadez en bajo vientre
  • Irritabilidad
  • Dolor cólico
  • Turgencia de los senos
  • Incapacidad para funcionar normalmente
  • Malestar general

Entonces…, porqué a algunas mujeres les sucede y a otras no?

La respuesta a esta pregunta no es nada sencilla. Hay factores que sin duda son predisponentes, como el antecedente de haber padecido de algún otro desorden emotivo, como lo es la histeria, neurosis, depresión etc. Por lo pronto, ante la incapacidad médica actual, para conocer exactamente la manera en la cual sucede, diremos que es por susceptibilidad individual o idiosincrasia. Sencillamente por sensibilidad muy marcada a las fluctuaciones hormonales cíclicas.

Definitivamente la mejor opción para tratamiento, si es que hemos de buscar una terapia que no sea agresiva, que no use drogas potencialmente dañinas o adictivas(como son los anticonceptivos hormonales); será la Homeopatía. La razón por la cual sugiero esta terapia, es porque en conciencia, estoy seguro de que resolverá los problemas de manera eficaz e innocua. Pero cómo habrá de hacerlo? Siempre en homeopatía, se procura seleccionar el medicamento para el paciente que sufre la enfermedad, más que la medicina para la enfermedad en sí, sin tomar en cuenta al organismo que la padece.

Esta selección incluirá datos de todos tipos de detalles, desde que el paciente describa completa y libremente todo lo que siente y le acontece, hasta un interrogatorio del médico homeópata que podrá incluir preguntas que incluyan aspectos de sus hábitos y costumbres, que; probablemente para el no homeópata, no estén lo más mínimo relacionados a ellos. Ese es el secreto (si es que lo hay) en la Homeopatía. Hacer del tratamiento del paciente algo completamente personal e individualizado.
Esto, según el Dr. Hahnemann y según nosotros los que ejercemos la homeopatía, es lo que sin lugar a dudas resolverá por completo, rápida y eficazmente los problemas de salud que los pacientes nos planteen.

Como usted comprenderá, esto requiere de una consulta médica adecuada, en la cual se logre un ambiente de confianza y seguridad con el paciente, donde podamos comprender el alcance de esta dolencia, que recurre cada mes durante mas de 30 años, en todas nuestras mujeres y que no ha tenido en la medicina, el lugar de importancia que realmente merece.-

Por último, quiero agradecer a mis pacientes, por seguir confiando en mi y darme la oportunidad de ayudarlos y a los lectores del Homeopático, por su acompañamiento sostenido.

¡Hasta la Próxima!

Dr. Gerardo Morriello
Prof. de la EMHA (Escuela médica homeopática Argentina)