www.elhomeopatico.com.ar
Fecha
Noviembre / Diciembre 2017 - Nro 86 -Año XVII
Portadas Anteriores
Buscar

 

Una Historia De La Serpiente Sopladora

Esta es una historia de perseverancia, de un paciente que seguramente tenía deseo profundo de curarse y una gran confianza en su médico. Digo esto, ya que tras 9 años de tratamiento con el que suscribe, se presentó lo que ambos ansiábamos.

Gustavo consulta por bruxismo, dolencia que lo tenía a maltraer desde muy pequeño y para lo cual usaba aparatos que le permitían no dañarse sus dientes durante el sueño. También una alergia, que se expresaba en su piel, dolores articulares que fueron diagnosticados como fibromialgia. Presentaba, al momento de la consulta, resfríos a repetición y dolores de garganta repentinos, que mejoraban rápidamente con tratamiento.

Se mostraba como un paciente impulsivo, irritable, muy locuaz. Decía que por la mañana era una persona triste pero que esta emoción desaparecía llegando al mediodía, cuando mejoraba su estado de ánimo.

Cuando estaba en esos días, triste, afirmaba que la compañía de algún ser querido o de un amigo lo mejoraba rápidamente.

Tenía dos sueños recurrentes: en uno, estaba en un ascensor y en el otro, se veía de compras en un shopping; presentaba también pesadillas en sus sueños.

Durante los primeros años, recibió diversos medicamentos con los que mejoraba rápidamente, pero estas mejorías eran parciales, y solo mejoraban su alergia o una angina, pero había algo que lo llevaba a que la historia volviese a repetirse, sobre todo su alergia, que era de una instalación muy rápida y de igual resolución.

Había algo que me llamaba la atención. Cuando hablaba, movía las manos pero sin juntarlas y le pedí que me hablara un poco de todo esto, porque todo el movimiento que percibía era como la cabeza de una serpiente. Esta situación ya la había identificado en otros pacientes, con los que había tenido mucho éxito indicando remedios de serpientes. Es así como decidí indicarle Bitis Arietans 1.000 una dosis y el cambio a partir del tercer mes de la primera consulta fue asombroso. No solo porque sus motivos de consulta se silenciaron y desaparecieron sino por su cambio de actitud de vida.

Tuve la fortuna de poder indicar este remedio a Gustavo porque hace un año lo pude indicar a otra paciente, con mucho éxito. Esta patogenesia desconocida hasta ese entonces para mí, me permitió ayudar a estas personas.

Vamos hablar de algunas cualidades de esta serpiente. Bitis Arietans es una víbora sopladora de la familia viperidae, oriunda de África y bosques tropicales. Su gran tamaño y su toxicidad la hace portadora de muchas más muertes que cualquier otra especie.

La patogenesia que encontré del Dr. C. Wright muy bien descripta, y luego estudiada por el Dr. Farokh Master.

Al Dr. Farokh Master le llamó mucho la atención, las ilusiones y sueños que presentaba la patogenesia de este medicamento, y es por esto que voy a detallar una breve síntesis de sus síntomas mentales.

Para empezar, tiene varias ilusiones como la de estar solo, de ser engañado y abandonado, de tener el cuerpo separado de la mente y sentirse separado del mundo, de que todo le parece irreal, tener un velo entre la mente y la realidad.

Entre otros síntomas mentales que presenta, está la impulsividad, la dificultad de concentración, tiene miedo a ser atacado, a los accidentes.

También presenta el síntoma prisa, irritabilidad, indiferencia, pérdida de memoria para nombres y calles.

Entre los sueños recurrentes aparecen pesadillas, de estar de shopping, con la lotería, con agua, etc.

Entre sus deseos alimenticios prevalecen el pan con manteca, de poner mucha sal, de especias. Deseo de helado, de bebidas frías

También figura la instalación muy aguda de sus cuadros y la resolución rápida de los mismos.

Pacientes muy sensibles al dolor y de periodicidad de cuadros semanales en su repetición.

En la actualidad, existen muchos medicamentos nuevos y bien experimentados, pero no me cabe ninguna duda de que sin los métodos repertoriales como el Reference Word, en el cual se encuentran todas las patogenesias y las materias médicas clínicas, nunca hubiese llegado a indicar el mismo.

Hasta la próxima.