Dr. Sergio Rozenholc

Periódico El Homeópatico

Dr. Sergio E. Pereira Vitale

Mas allá de la bruma y la niebla

Dr Sergio Pereira Vitale
Consultas en Capital, Cardales y Pilar
Reservas al 4545 8734
www.unicista.com
Drsergiopvitale@gmail.com


Caminando los brumosos caminos de un desierto sin brazos, cansinamente a veces podemos volver sobre nuestros pasos y ver la pesada huella que vamos dejando en lo barroso del camino.

Otros días con mejor sol o sin viento nos han traído la linea del horizonte al frente, y eso fue certero en momentos de mas calma. Ahora soplan vientos de ánimo cambiante, y aunque son leves, son de direcciones variables, y los momentos pueden trocarse plenos o vacuos, muy fácilmente.

Alguien alguna vez dijo que ser feliz era como un premio a una decisión certera.

Esas palabras me quedaron retumbando algunas noches, y algunos días.

Pero lo que ocurre es que si seguimos mirando bien el camino, hemos cruzado valles, puentes, y cornizas, hasta esta altura que sobrepasa a las pesadas nubes del hoy que entre bruma y neblina, ocultan los pasos, a menos que a consciencia palpemos lo que se cierne por delante nuestro.

Quizás, al haber perdido el timón, muchas veces hemos tenido la costumbre de encontrar alguna ayuda salvadora, una palabra, unas frases, un silencio, una mirada, algunas voces o una app…. Pero no siempre la cosa es tan así.

La nave de la vida nos exige cautela, y presencia. El ojo atento sabe qué pasa en este preciso momento, el ojo entre cerrado o dormido, solo se deja vivir sin protagonismos, creyendo que su papel secundario o de extra es suficiente para esta película inédita de la existencia.

Atención plena, le dicen algunos, consciencia, otros, libertad en el pensar, sentir y hacer, clave para tocar mejor musica y que armonicemos de la mejor manera posible para hallar nuestra mejor versión. Pero no siempre las cosas son tan así…

Estar despiertos, implica simplificar Karma… No estarlo, implica escribir en el libro de las cosas pendientes, una lista interminable de deseos, que quizás estén cerca de ser plasmados, o quizás muestren una altura casi inescalable, ni siquiera de modo imaginario.

Solo es real, real, el segundo que nos devuelve un reloj a cuerdas, y que podemos llegar a escuchar. El ahora es mágico, porque tiene un gran poder transformador…

Lo que pasó y lo que va a pasar, pertenecen al mundo de una ilusión a veces difícilmente imaginable, pero que puede llamarnos la atención de tal modo de anestesiarnos de este momento, y hacer que sea mas difícil, pero mas difícil encontrarnos…

En pocos días mas, el sol y la luna están citados en el cielo. Se encontrarán en la plaza de un eclipse, que entusiasma por su rareza y originalidad.

Que podamos estar con los ojos bien abiertos, no para mirar el cielo, sino para poder percibir de color de nuestro suelo, ese mudo testigo de nuestras pisadas, las que van desde la linea de largada a la de llegada,

Homeopáticamente hablando, muchas sustancias hay para mejorar el camino, y que lo bueno, lo bello y lo verdadero troquen nuestro presente en mejor presencia, de nosotros mismos.

Quizás todo comience cuando decidamos tomar bien ese timón con nuestras manos.