Dr. Sergio Rozenholc

Periódico El Homeópatico

Dra. Silvia C. Mercado

El embarazo y la homeopatía

Dra. Silvia C. Mercado
www.homeopatadramercado.com.ar


El embarazo es uno de esos momentos sublimes en la vida de una mujer, donde lo divino se conjuga con lo humano.

Durante el embarazo, la mujer sufre modificaciones físicas y emocionales, producto de la interrelación entre ella y la personita que se está desarrollando en su vientre.

Cada caso es muy particular. Comenzando por si el embarazo fue buscado o no; si es aceptado y bien recibido por ambos progenitores; si hay sostén amoroso para la mamá; etc. Lo emocional es muy importante siempre, pero mucho más durante esta etapa.

Pero no debemos dejar de tomar en cuenta los cambios físico-químicos que se producen en esta circunstancia, desde lo estético, hasta lo hormonal, que pueden incidir en forma positiva o negativa sobre la mujer.

Si bien es verdad que el embarazo no es una enfermedad, debemos admitir que es un estado extraordinario, fuera de lo común, que el organismo lo manifiesta en su totalidad mediante modificaciones en su funcionamiento. Los gustos alimentarios, el estado de ánimo, el carácter, el sueño y el apetito, son apenas algunas de ellas.

También puede darse la aparición de ciertas patologías como la diabetes, hipertensión, infecciones urinarias, disfunciones glandulares y enfermedades autoinmunes, o la agravación de las preexistentes al embarazo y muchas veces, la medicina convencional no puede resolverlas sin un potencial riesgo para la madre, o para el niño/a que se está gestando.

La homeopatía, en cambio, es una invalorable ayuda a la hora de tratarlas, porque cuenta con medicamentos naturales y sin efectos adversos, que se indican en base a la totalidad sintomática, es decir, tomando en cuenta tanto lo físico, como lo emocional que afecta a la paciente. Es lo que llamamos el remedio constitucional, que está dirigido a equilibrar la energía vital de la madre y del hijo, ya que la mamá, durante el embarazo es el reflejo de su propio ser y el ser que alberga en su interior.

Esta maravillosa medicina tampoco está ausente durante el trabajo de parto. Los médicos que ayudan a las parturientas con homeopatía, pueden comprobar los beneficios que ésta ejerce en la contractilidad uterina, logrando que ese momento culminante sea menos traumático y mejor tolerado.

Es sabido también que durante el posparto, la madre se enfrenta con muchas modificaciones en su rutina diaria que pueden provocarle cambios en su estado de ánimo, desde irritabilidad, hasta depresiones y temores, que redundarán también en el cuidado de su bebe. La homeopatía es un maravilloso aliado a la hora de tratar estas disfunciones, ya que sus tratamientos no perjudican al lactante y podrán armonizar a la madre en su equilibrio vital, convirtiéndose así, en un enorme beneficio para la dupla madre-hijo.

Cada embarazo es una vivencia única e irrepetible. Sepamos que contamos con una medicina que nos ayuda a vivirlo en plenitud y con alegría.